Seleccionar página

6-5-4-3-2-1-0 Tu curriculum ha sido seleccionado (o no)

7 Jun 2017 | Noticia | 0 Comentarios

Desde el momento en que tu CV llega a la selección, ¡Te estas vendiendo!

Tu marca profesional queda patente en el CV. Y todo influye. Tú no estás allí en persona pero tienes que estar reflejado en cada aspecto del CV. Tienes que transmitir aquello que quieres y tiene que llegarle al seleccionador. Hasta el momento de la primera entrevista tú eres ese CV y toda la información que van a tener de ti esta escrita en esas hojas. Así que hay que hacerla bien.

Primer movimiento: Oferta de empleo y curriculum enviado y a esperar. Como el tuyo llegan cientos y el responsable tiene que hacer una primera selección.
Es, en este momento, dónde tu CV tiene que diferenciarse de los demás. No es cuestión de si eres el mejor candidato o el idóneo para el puesto, no en este momento. Durante aproximadamente 15 segundos o menos, el seleccionador tiene que encontrar aquello que busca y que va a permitirte pasar la primera ronda.

Para eso es absolutamente necesario que el CV hable de ti como una opción real al puesto ofertado. Debe transmitir una serie de sensaciones que hagan que piensen en ti como candidato al puesto ofertado.

Es necesario, que el estilo del CV se adapte al tipo de puesto ofertado. No es lo mismo un CV para un puesto de diseñador, en el que exigen creatividad, que para un puesto de directivo.
Hay que adecuar el diseño al puesto al que va dirigido.Todo cuenta, el tipo de letra, los colores utilizados, la estructura…

Tiene que ser capaz de transmitir que tú eres una persona que encaja con el puesto ofertado y con el tipo de profesional que están buscando. Ya desde el primer vistazo. Hay que destacar y llamar la atención de manera controlada.

El seleccionador no te conoce y no sabe lo que has hecho ni de lo que eres capaz. Así que es tu oportunidad de darte a conocer de manera rápida y eficaz.

Lo primero, tu nombre y qué tipo de profesional eres. Este último tendrá que coincidir con el puesto ofertado. ¿De qué sirve presentarte como administrativo si lo que piden es un encargado de almacén?. Parecido no es lo mismo. Seguro que hay muchos CV que se presentan exactamente como pide la oferta.

Pon tus datos de contacto de manera clara y concisa. Sólo los datos necesarios para establecer el primer contacto. Un número de teléfono y un mail dónde seas fácilmente localizable.
Utiliza un mail que sea reconocible, si contiene tu nombre y apellidos será más fácil el localizarte que si se compone de una serie de letra y números sin sentido alguno.

Preséntate. Es tu oportunidad. Cuenta en unas pocas líneas que experiencia tienes, qué puedes aportar al puesto en que destacas. Unas pocas líneas para que su lectura sea rápida bastan.

Continúa con tu experiencia laboral. Pon primero tu última experiencia laboral e intenta que todas estén relacionadas con la oferta. A no ser que consideres que otras actividades complementan tu experiencia no las pongas.

Continúa con tu formación y estudios. Recuerda que sólo lo importante de nada sirve poner estudios por los que has tenido que pasar para alcanzar otros superiores, se sobreentiende.

Tu formación en idiomas y otros datos de interés.

La lectura de ese CV debe ser ágil y rapida. Debe contener lo necesario para informar, destacar pero no aburrir. Por eso debe tener una hoja o como máximo dos. En sucesivas entrevistas seguro que se profundizará en los temas que el seleccionador crea que son más importantes para el puesto ofertado.

Dicen que una imagen, vale más que mil palabras y en este caso aún más todavía. El CV le debe resultar atractivo al seleccionador, le tiene que apetecer leerlo. La estructura, el diseño, la tipografía, los colores elegidos tienen que ser capaces de sugerirle gastar esos pocos segundos en interesarse por tu CV.

El diseño tiene que ser capaz de hacerle fijarse en los puntos principales de tu CV. De ir llevándole de un punto a otro. De separar los distintos apartados de información para facilitarle su lectura, en contra de esos CV monocromos donde toda la información está revuelta y es muy difícil encontrar lo realmente importante.

Los colores tiene que servir para destacar, separar. La tipografía tiene que ser legible en cualquier tipo de soporte, ya sea impreso o en pantalla. Y por supuesto debe ser enviado en el formato adecuado. Todos dominamos la ofimática, ¿pero qué hacer si lo envías en un formato en el que el seleccionado no puede abrirlo?

Todos eso pequeños detalles hacen de un CV “del montón” a uno listo para gustar al seleccionado, preparado para pasar la primera selección y dejarte a ti en la entrevista que seas capaz de demostrar lo que vales.

En EL GATO QUE LADRA, damos a tu CV ese algo especial que va a hacer que sobresalga entre los demás. El resto es cosa tuya.